Especial: ¿”HiperBitcoinzación en Venezuela, Turquía, Irán y Argentina?

Venezuela, Turquía, Irán, Zimbabue y más recientemente Argentina, todos estos países enfrentan crisis económicas continuas, sufren de altos niveles de inflación y como resultado sus habitantes que viven dentro de sus territorios recurren cada vez más a las criptomonedas como una fuente de resguardo de valor y un medio de intercambio sin tantas regulaciones. 

Sus problemas políticos, sociales y económicos recientes han aumentado exponencialmente la posibilidad de que, en algún momento en el futuro cercano, se produzca la “hiperBitconización”, ya sea con el Bitcoin o con cualquier otra criptomoneda, reemplazando así los golpeados Bolivar Soberanos, la Lira turca, el rial iraní y el peso argentino, y tal vez incluso convirtiéndose en modelos a seguir en la forma de dinero dominante en el mundo, como ya lo predijeron Steve Wozniak y Jack Dorsey.

Sin embargo, aunque estos avances son alentadores para la reputación del Bitcoin como una fuente de valores poco probable que los movimientos de los ciudadanos turcos, venezolanos y los demás, en BTC y las otras criptomonedas sea un precursor inmediatos de los tipos de procesos esperados por todos y descritos por primera vez, en el artículo publicado en el año 2014 por Daniel Krawisz la “Hiperbitconización”.

A pesar de que están aumentando notablemente los volúmenes de transacción de BTC comercializados en los países afectados por las crisis políticas y económicas, la realidad es que estos no son lo suficientemente significativos en relación con los volúmenes globales, mientras que la naturaleza aislada de la mayoría de estas naciones significa que la adopción tiene pocas posibilidades reales de extenderse hacia el exterior de sus fronteras, como un modelo a  seguir, pues el desastre es lo que los ha llevado a optar por el BTC, no el hecho de querer apostar por la criptomoneda más famosa de todas.

Además, mientras las monedas de reserva de valor como el dólar estadounidense, el euro, la libra y el yen japonés permanezcan estables, la cripto adopción no se verá impulsada a la velocidad que todos queremos, pues en los países desarrollados que tienen dinero de sobra para inyectarle al cripto ecosistema de tornarse inestables, son bien conocidos por apostar en el oro por sobre cualquier otro activo.

Caso Venezuela.


 El caso mejor conocido de la cripto adopción impulsada por la inmensa crisis económica, social y política y una dictadura autoritaria llena de controles de todo tipo, con el primer informe de cómo los venezolanos están recurriendo al Bitcoin como reserva de valor desde 2014. Según publica Reuters, los venezolanos fueron conducidos a la criptomoneda por los controles de capital impuestos por el ex presidente Hugo Chávez en el año 2003, lo que hizo extremadamente difícil obtener dólares estadounidenses o euros, por vías oficiales.

Dado que, incluso entonces la hiperinflación estaba gestándose en Venezuela, un 68,5 % anual, los ciudadanos comenzaron a comprar BTC y a minar como escape de la crisis. 

Si bien los datos sobre el número real de personas que utilizan BTC en este momento no están disponibles, Reuters afirma que “ya hay varios cientos de miles de entusiastas de Bitcoin”, cuando comenzó la compra por parte de los venezolanos de BTC en el año 2014, se registró un movimiento total de 99.403,55 $ en la plataforma LocalBitcoin.com, aunque es cierto que los volúmenes no eran masivos, cabe destacar que el país en ese entonces gozaba de una estabilidad relativa en comparación al presente año. 

Desde 2014, las cosas se han venido acelerando gradualmente, al cerrar 2016 las transacciones totales en la página de LocalBitcoin cerraron en 106.000 $ con una inflación aproximada de 300 %. En ese momento ya había personas involucradas en la cripto economía venezolana hablando a favor del BTC y otros cripto activos como alternativas genuinas para guardar el valor, diferentes al bolívar, pues según una investigación de Washington Post que el número de usuarios se expandió de 450 en 2014 a 85.000 en 2016.

“El mercado de Bitcoin en Venezuela es realmente grade y crece a un ritmo acelerado. La ausencia de Exchanges pasó desapercibida ya que la mayoría de los mineros de Bitcoin en el país comercian informalmente con personas en las que pueden confiar, básicamente por razones de privacidad, ya que tratan de ocultar su fuente de riqueza al publico” Expresó Randy Brito, fundador de Bitcoin Venezuela en el año 2014.»

Una vez más estos números no eran masivos, para un país con aproximadamente 32 millones de habitantes, pero el deterioro de la economía del país caribeño se aceleró increíblemente desde el 2016, en ese año cerró con un volumen total que rondaba los 1,5 millones de $ y para 2017 en unos 2,8 millones de $.

La situación de este año es mucho más preocupante pues Venezuela ya está muy dentro de una espiral inflacionaria, donde se espera que la inflación llegue a unos 40.000.000 % para finales de 2018, después de las medidas anunciadas por el Presidente Nicolás Maduro, de anclar la nueva moneda local (bolívar soberano) a la criptomoneda estatal el Petro.

Lo que hizo que para finales de agosto de 2018 existieran aproximadamente 926.000 usuarios de LocalBitcoinintercambiando BTC llegando a un volumen total de 4,6 millones de $ semanales. 

No está claro hasta que punto los volúmenes de negociación continuarán creciendo ahora que el gobierno ha devaluado aún más el bolívar soberano (150 %), sin embargo las presiones económicas que enfrenta Venezuela han causado que su población adopte el Bitcoin más rápidamente que otras naciones de igual tamaño. El mercado de BTC de LocalBitcoins ha crecido un 2.400 % desde 2013. Por el contrario el mercado de bolívares ha crecido un 67.300 % desde la misma fecha, relevando la hiperinflación.

Se intercambiaron 536 Bitcoin hasta la semana del 25 de agosto, esto subraya el tipo de impulso que la hiperinflación puede brindar a la adopción de las criptomonedas como Dash, por ejemplo que ya cuenta con 540 comercios en el país que la aceptan como método de pago.

Caso Irán


Irán es otro país que ha estado del lado equivocado de las sanciones lideradas por la administración Trump del gobierno de los Estados Unidos en los últimos años, y al igual que su socio Venezuela, su moneda nacional, el rial iraní, está sufriendo una alta inflación un 18 % anual. 

La tasa de inflación del rial tan solo en abril fue de 7,9 %, pero esta ha ido aumentando mes tras mes progresivamente a 9,8 %, luego a 13,7 % para cerrar esta semana en 18 %. Al igual que Venezuela, el gobierno iraní respondió a este precipitado aumento de la inflación al anunciar planes de crear su criptomoneda estatal, y la flexibilización de las regulaciones y las prohibiciones al comercio con Bitcoin y a la cripto minería.

Y desde abril y mayo ha habido un aumento masivo de riales iraníes comerciando BTC en LocalBitcoins, Por ejemplo, entre el 7 de julio y el 28 de julio, el volumen de este mercado aumentó en un 109.1 %, de IRR 9,467 mil millones a IRR 19.796 mil millones (es decir, a aproximadamente $ 176,758.31, según las tasas de conversión del mercado negro).

Caso Zimbabue 


Otra nación que tiene sus propios problemas económicos es Zimbabue. En 2009, abandonó su propia moneda nacional (el dólar zimbabuense), después de que se introdujera un billete de un billón de dólares y después de que la moneda desafiara 10 años de hiperinflación, cuya tasa llegó a 231.000.000 % en julio de 2008.

Frente a las duras restricciones del gobierno de controles de salida de capitales y la escasez de efectivo extranjero en el país, Bitcoin presenció aumentos de precios por encima del promedio mundial en el Exchange Golix de Zimbabue a fines de 2017, con el precio incluso duplicándose en noviembre debido a que los residentes buscaron obtener divisas que no fueron controladas o restringidas por el gobierno.

Debido a las presiones políticas, con golpes de estados militares y la instauración de una junta de gobierno, Golix vio su volumen de comercio mensual aumentar a $ 1 millón, que fue una hazaña impresionante teniendo en cuenta que, durante todo el curso de 2016, manejó un gran total de $ 100.000.

Caso Turquía


Una imagen similar ha surgido de la historia turca más reciente, con problemas de inflación que provocan un giro comparable, si no tan dramático, hacia la criptografía. Estas cuestiones se agudizaron cuando la tasa de inflación de la lira turca subió al 11,9 % en octubre de 2017, cuando los bancos de la nación asumieron niveles riesgosos de deuda privada, mientras los inversores extranjeros abandonaban el país, y como el  presidente Recep Tayyip Erdoğan se negó a aumentar las tasas de interés en respuesta a las presiones económicas.

Después de esto, los turcos comenzaron a mirar hacia la criptografía, por ejemplo, en la semana que finalizó el 4 de noviembre de 2017, 41 Bitcoin se comercializaron a través de la lira turca a través del intercambio LocalBitcoins. En otras palabras, una inflación relativamente alta puede dar un ligero impulso a la cripto adopción, pero sin hiperinflación, no resulta en un aumento dramático (por ejemplo, 303 Bitcoin se comercializaron en Venezuela en la semana que finalizó el 4 de noviembre).

Caso Argentina 


Mucho de lo mismo se puede deducir de Argentina. Con un 31,2 %, Argentina tiene actualmente la tasa de inflación más alta de cualquier economía de tamaño moderado (la economía mundial número 21 según FMI).

Sin embargo, a pesar de las expectativas iniciales de que Argentina estaba lista para la adopción de Bitcoin, parecería que la población actualmente no cotiza criptomonedas en cantidades impresionantes. En la plataforma de LocalBitcoins, se vió el mayor número de Bitcoin comprados con pesos argentinos y fueron 31 los cambiados durante la semana del 7 de julio. 

Según CryptoCompare, Argentina es el 45º mayor mercado del mundo para Bitcoin (Suecia es el 31), a pesar de tener la sexta tasa de inflación más alta del mundo. . Y como con Turquía, una gran parte de la explicación de esto es que Argentina no ha tenido estrictos controles de capital desde 2015, lo que los diferencia del caso de Venezuela, donde obtener dolares o euros es casi imposible, cuando el presidente entrante Mauricio Macri levantó los controles impuestos por su predecesora, Cristina Fernández de Kirchner, en 2011.

Debido a esto, los argentinos tienen acceso a dólares de EE. UU. Y otras monedas, algo que evita la necesidad de las criptomonedas como depósito de valor.

“Para muchos, los usos prácticos y cotidianos de Bitcoin en un país como Argentina son las primeras pruebas de laboratorio de una revisión financiera radical que podría tener implicaciones más amplias para la economía global”

Fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *